Un domingo de mercado. Nos libramos de la lluvia

 El domingo 19 de noviembre, todos los pronósticos daban lluvia en Madrid desde por la mañana. Y todos los pronósticos afortunadamente se equivocaron, como suele ser habitual en los últimos tiempos. Muchas veces me pregunto: ¿ por qué se equivocan tanto las predicciones meteorológicas ?

Pues bien, a las 7,30 h de la mañana, como cada tercer domingo de mes, empezaron a llegar los productores con las furgonetas cargadas con sus “exquisitos manjares”. Los primeros siempre en llegar son los agricultores, ya que necesitan mucho más tiempo para preparar sus puestos. Como ellos saben mejor que nadie predecir el tiempo, me dijeron: tranquilo que no lloverá hasta mediodía como poco. Dieron en el clavo, pues el cielo empezó a descargar las primeras lluvias a partir de las 3 de la tarde, así que a partir de las 11 de la mañana los vecinos de Méndez Alvaro, Los Puertos, Los Metales y otras zonas de Arganzuela empezaron a desperezarse y a llegar con sus carros y bolsas de la compra.

Aunque los puestos están a cubierto, siempre frena un poco salir de casa cuando llueve, da más pereza y más un domingo, y por eso miramos tanto hacia arriba viendo como se acercan y pasan las nubes.

Me da verdadera alegría ver como, poco a poco, los hábitos de compra van cambiando. Desde la primera edición intentamos que el Planetario fuera un mercado libre de bolsas de plástico, y casi la totalidad de los vecinos que se acercaron el domingo a comprar ya venían con sus bolsas y carritos,  como se hacía antaño antes de que las bolsas de plástico nos invadieran. Si cada uno aportamos nuestro granito de arena, claro que se puede conseguir que tengamos un mundo más amable, más sostenible y mejor.

Para el que no lo conoce, el barrio de Méndez Alvaro es un barrio joven y  con muchos niños/as pequeños, que dan un aire y un ambiente muy familiar y muy agradable al mercado. A partir de las 12 del mediodía el mercado se llenó de familias con sus hijos. Los primeros haciendo sus compras y tomando el aperitivo con un buen vermut o cerveza artesana madrileña, y los segundos con sus bicis o jugando y patinando en la pista de la explanada del mercado. Bonita mañana de domingo.

A las 16 h. como cada tercer domingo de mes, las cubiertas del Mercado del Planetario se quedaron vacías, esperando la siguiente edición del 16 de diciembre, que será muy muy navideña. ¡¡ Como pasan los meses !!

José Manuel Jurado